TDAH EN LA VIDA ESCOLAR

Las personas con déficit de atención también deben tener una vida escolar gratificante.

¿Qué podemos hacer?

La igualdad de oportunidades es esencial en cualquier ámbito y, más si cabe, en el educativo, desde el que trabajamos día a día para forjar hombres y mujeres más capaces y libres. En la educación de cada uno de nuestros alumnos no sólo está en juego su futuro profesional, también su futuro personal. De ahí la importancia de dotarles, desde una igualdad real de oportunidades, de la educación que precisan con la mayor calidad.

La formación del profesorado es clave, pero también la vocación, es muy triste ver trabajar a algunos maestros que parece que van a la oficina. ¡Es imprescindible un poco de pasión por lo que hacemos!

niños en la escuela

El Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) es considerado un trastorno del comportamiento. Es un trastorno de origen neurobiológico que se inicia en la edad infantil, contribuyendo diversos factores genéticos y ambientales a su aparición. Las últimas investigaciones apuntan a que en este trastorno se produce un desequilibrio de algunos neurotransmisores, que son los responsables del funcionamiento de la corteza prefrontal.

Los estudios neuropsicológicos han demostrado que los niños con TDAH presentan alteraciones en las funciones ejecutivas, que les causan dificultades en la organización, en la planificación, y en la priorización, además de déficit de atención y precipitación de la respuesta.

El TDAH se caracteriza por presentar un patrón persistente de desatención y/o hiperactividad-impulsividad, que es más frecuente y grave que lo observado habitualmente en los sujetos de edad y nivel de desarrollo similar e interfiere en la vida cotidiana en casa, la escuela y su entorno en general.

Así pues, el TDAH causa una serie de alteraciones de diverso grado en las áreas comportamental, cognitiva y socioemocional.

Es importante conocer las necesidades de nuestros alumnos para poder ofrecer una educación de calidad que llegue a todos, es responsabilidad del profesorado y los centros escolares estar preparados para ofrecer esta igualdad de oportunidades.

Los chicos con TDAH necesitan de manera muy especial nuestra ayuda y comprensión.

A continuación os voy a mostrar de forma muy resumida algunas de las intervenciones que precisan estos niños, y, al final de dichos comentarios, os aporto unas guías excepcionales publicadas por el Gobierno del Principado de Asturias y por el Gobierno de Navarra.

  • A nivel organizativo, dentro del aula es necesario introducir adaptaciones ambientales y metodológicas que puedan beneficiar tanto al alumnado con TDAH como al resto del grupo. Es importante tener en cuenta aspectos como ubicación, compañeros… No se trata de reducir el nivel de exigencia sino de modificar las condiciones en las que se desarrolla la clase. Así por ejemplo, una tarea que está diseñada para que la realicen durante una hora, puede cambiarse por cuatro tareas de un cuarto de hora de duración.
  • A nivel de comportamiento los niños con TDAH suelen mostrar dificultades, conductas perturbadoras dentro del aula, que vienen generadas por la propia sintomatología del TDAH. Tales como: interrumpir, moverse, no acabar sus tareas, estar distraído o molestar dentro del aula, provocar situaciones difíciles de manejar por el docente, pero que muchas veces son difícilmente evitables para el niño o niña. Para controlar estas situaciones es necesario planificar unas actuaciones claras y consistentes consensuadas por todo el profesorado.
  • A nivel emocional los alumnos con TDAH se caracteriza por su inmadurez y su gran dependencia emocional. Se comportan en muchas ocasiones como alumnos más pequeños, buscando el contacto directo con el profesor a edades poco frecuentes, llamando su atención y necesitando sentirse arropados y protagonistas. A medida que crecen son más conscientes de sus errores y del rechazo de los demás, por lo que su umbral de tolerancia a la frustración desciende. Son estudiantes con baja autoestima, baja tolerancia a experiencias de fracaso, expectativas negativas sobre su rendimiento futuro, un gran sentimiento de falta de control sobre su vida y en ocasiones síntomas de ansiedad o depresión.
    De todas maneras, cada persona es diferente y, por tanto, es imprescindible dedicar tiempo suficiente para conocerle en profundidad: historia académica y familiar, intereses, necesidades, etc.

GUÍAS DE INTERÉS:

Guía-para-Entender-y-atender-al-alumnado-tDAh-en-las-aulas Gobierno de Navarra

2014 Guía de orientación TDAH_profesorado Principado de Asturias

2014 Guía de orientación TDAH_orientadores Principado de Asturias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: